Nam, nam, naming

El nombre es TAN PODEROSO, que incluso afecta directamente tu éxito o fracaso profesional.

En mi opinión, el nombre es una de las decisiones profesionales más importantes que deberás tomar, es verdad que no siempre le damos la atención que se merece ¿Por qué? o ¿Para qué hacerlo? si todos somos expertos en nombres, estamos entrenados desde pequeños, hemos puesto nombres a nuestras mascotas, amigos imaginarios, juguetes, equipos, etc., incluso ya de adulto, le ponemos nombres a nuestros hijos por ejemplo; ¿Por qué habría de ser diferente al elegir el nombre para mi negocio o marca?

La misión más importante de un buen nombre es RECORDACIÓN DE MARCA, sin embargo, existen otros aspectos que ya en la práctica son tan importantes, (o incluso más), que la misión número uno, como son: Conexión con tu mercado meta, y generar el concepto de comunicación.

Es común que me pregunten ¿Qué características debe tener un buen nombre? o ¿Cómo puedo escoger un buen nombre? la respuesta es diferente en cada caso, pero, generalmente, yo recomendaría una cosa: Un buen nombre, debe tener una buena historia, y es que una buena historia es un buen concepto, y un buen concepto es una buena conexión con los clientes.

Una actividad que recomiendo a todos aquellos que van a elegir un nombre para su empresa, o para su marca, es analizar los nombres que están en el mercado al que vas a ingresar, tratar de conocer su origen, evaluar su concepto, y preguntarse ¿Es un buen nombre o es un mal nombre? ¿Tiene historia? ¿Tiene relación con su diseño? de esta manera estarás entrenando para el momento de elegir un nombre.

Crear un nombre, al igual que cualquier proceso creativo, es más fácil a través de una serie de pasos, herramientas, y técnicas, pero, esta entrada se está haciendo muy larga, así que prometo, en otra entrada describirte el proceso que sego yo.

Por último les comparto un fragmento del Libro Posicionamiento: acerca de la importancia del nombre:

Posicionamiento: La Carrera por su mente. 
Al Ries + Jack Trout. Capítulo 9 – El Poder del Nombre.
Basado en el studio de: Dr. Herbert Harari + Dr. John W. McDavid

“…Experimentaron con distintos nombres a los que se les atribuyó la autoría de escritos supuestamente realizados por alumnos de cuarto y quinto curso. Hubo dos grupo de nombres sobre todo, que confirman este principio. Dos eran nombres populares (David y Michael), y dos impopulares (Hubert y Elmer).  Cada escrito fue entregado a un grupo diferente de profesores de escuela primaria para que lo calificaran. (Los maestros no sabían que estaban en un experimiento)…”.

¿Creerías que los trabajos que llevaban nombres de David y Miguel tenían mejores calificaciones que los que venían firmados por Hubert y Elmer?

Los maestros saben por experiencias anteriores, (dicen los investigadores) que un Hubert y un Elmer normalmente son perdedores.

@ChenBrimac
chen@girasolo.com
www.girasolo.com
www.ThinkBigPink.com